miércoles, 12 de octubre de 2016

Análisis de la película Precious en base a la Terapia Cognitiva de Beck

Por: Isaac Hernández

A continuación se realiza un estudio de los personajes principales de la película “Precious” del director estadounidense Lee Daniels, en base al modelo de terapia cognitiva propuesto por A. Beck. Para ello, primeramente se identificarán los pensamientos automáticos que cada personaje presenta a través de sus diálogos y a partir de ellos se procederá a establecer cuales distorsiones cognitivas presenta, lo cual permitirá luego diseñar una hipótesis de esquema cognitivo de dichos personajes.

Comenzaremos con analizar a Claireece Precious Jones, protagonista principal de la película, quien se caracteriza por ser una chica de 16 años de edad que ha sido desde pequeña abusada en su hogar, esta joven presenta patrones de pensamiento que no corresponden a un sistema cognitivo maduro como el propuesto por Beck, es decir, presenta un sin número de distorsiones cognitivas que se evidencian en sus afirmaciones, de las cuales se puede inferir el grupo de esquemas cognitivos que afectan su percepción y forma en que procesa la información llevándola a actuar de manera ineficaz ante el mundo que la rodea.

Hablaremos sólo de los pensamientos automáticos más relevantes encontrados en Claireence cuyas distorsiones y esquemas cognitivos involucrados creemos son los más importantes en el sentido de que afectan de manera más negativa a esta mujer.

Para empezar, están los pensamientos automáticos de autovalía, apenas comenzando el film Claireece Precious deja ver algunos de los pensamientos y creencias que hay en su mente respecto a si misma. Unos de estos primeros pensamientos se da estando ella en clase, al describir cómo es su vida en la clase de matemáticas, la cual dice gustarle mucho, afirma: “Todos lo días me digo que algo va a pasar… que seré normal, y me sentaré adelante y prestaré atención…” Esta afirmación “seré normal” muestra en Claireece una distorsión cognitiva acerca de su propia persona, ella considera no ser normal, sin embargo cabría preguntarle ¿cómo es para ti una persona normal?.

Estando un poco más avanzada la película a Claireece se le solicita escribir en papel cómo le gustaría ser, según ella, lo que escribió fue “sería delgada, con la piel clara y el pelo largo”, lo cual apunta a que para ella una persona “normal” tendría las mencionadas características.

Estos pensamientos automáticos de Claireece que hemos mencionado, “algún día seré normal” y “me gustaría ser delgada, de piel clara y cabello largo” evidencian una distorsión cognitiva presente en ella, podría decirse que es una Abstracción selectiva, puesto que está aceptando la idea de que el modelo de belleza de algún grupo étnico o clase social debe ser el mismo que ella cumpla para poder ser una persona normal, sin percatarse de que cualquier persona puede ser normal tan sólo por el hecho de ser persona y que ella no está obligada a regirse por ningún parámetro.

Otro grupo de pensamientos automáticos presentes en el personaje de Claireece Jones son aquellos referentes a su fortaleza interior, en una ocasión afirmó, por el hecho de haber llorado el día anterior debido a sus problemas; “me sentí estúpida, pero al diablo el día de ayer, por eso dios hizo días nuevos”, en otra ocasión, al ser interrogada por una trabajadora de su escuela sobre su segundo embarazo, la cual le preguntó qué había pasado, Claireece le contesta sin más ni más: sólo tuve sexo, ya me puedo retirar”. Más adelante, estando esta chica incluso diagnosticada de ser portadora del V.I.H, afirmó ante la posibilidad de morir de SIDA; “no me importa la muerte, sólo me interesa criar a estos niños”.

Todos estos pensamientos con los cuales Claireece enfrenta a veces sus situaciones difíciles pueden ser enmarcados dentro de la distorsión cognitiva de Minimización, puesto que la llevan siempre a ver sus problemas mucho más pequeños de lo que en realidad son, impidiéndole en ocasiones tomar las medidas necesarias para arreglarlos.

Un tercer patrón de pensamientos automáticos identificados en Claireece Jones son aquellos relacionados con su capacidad para resolver y mejorar su vida. Por ejemplo, al ser interrogada por la Srta. Rain del instituto Each one teach one sobre qué cosa sabía hacer mejor, Claireece sólo dijo “nada, no sé hacer nada bien”, ese día al salir de clases se dijo para si; “la Srta. Rain dice que escribiremos todos los días en el cuaderno, ¿cómo vamos a hacer eso?”. En otra ocasión en que la misma maestra intentaba hacer que leyera una frase de un libro Claireece únicamente atinaba a decir “no puedo” y “para mi todas (las palabras) son iguales”, no obstante dada la insistencia de la maestra logró leer algunas palabras lo que demostró que sí podía, sólo que no se creía capaz de hacerlo. La distorsión cognitiva presente en este grupo de pensamientos narrado es sin duda la Inferencia arbitraria, puesto que Claireece se considera a si misma incapaz de poder hacer algo bien incluso sin ni siquiera haberlo intentado.

El cuarto grupo o patrón de pensamientos encontrado en Claireece son aquellos pensamientos referentes a mantenerse callada y nunca hablar de sus problemas. Desde el comienza de la película Claireece describe su conducta en clase de esta manera; “no hablo, ni tampoco abro el libro, me quedo allí sentada…”. Es evidente por su conducta en múltiples ocasiones que esta chica aprendió a quedarse siempre callada, no por ser tímida como la mayoría de personas “calladas” sino por creer que era su obligación ocultar sus problemas para no meter en problemas a su madre, y esto se evidencia en la ocasión en que, al estar Claireece hablando con la trabajadora social, menciona sin darse cuenta que su propio padre es a la vez el padre de sus dos hijos, luego niega repetidamente lo que dijo y al dirigirse a su casa piensa para si misma; “hice mal en decir todas esas cosas”. Dentro de este patrón de pensamientos está presente la distorsión cognitiva de nombre Personalización, puesto que la joven se considera a si misma responsable de evitarles problemas a sus progenitores, siendo ellos mismos quienes tienen en verdad la obligación de ser responsables de sus propios actos.

Continuamos con el quinto patrón o grupo de pensamientos automáticos que se encontraros en la protagonista de le película, estos son los referentes a pensamientos suicidas de la chica. En una ocasión afirmó textualmente “a veces me gustaría estar muerta…” y en otra dijo “miro al cielo a ver si finalmente me cae un piano encima”, entre otras. Este grupo de pensamientos pueden ser clasificados dentro de la distorsión cognitiva de la Inferencia arbitraria, puesto que Claireece cree poder estar mejor (“me gustaría”) estando muerta sin detenerse a pensar en el hecho de que si estuviese muerta ¿cómo podría saber que le gusta estarlo?, ¿cómo saber que lo que hay más allá es mejor?.

El sexto patrón de pensamientos encontrado es el de aquellos referentes a la creencia de Claireece de que nadie se le acercará si no es para hacerle mal, otra de las razones por las que tendía siempre a callar sus asuntos. Por ejemplo, al oír el timbre de su casa sonar, lo primero que piensa es que son los malvivientes del barrio que vienen a molestar, por ello afirma automáticamente, sin preguntar que está tocando; “odio a los que consumen crack, sólo vienen a molestar”, y se dirige a estos supuestos adictos que la molestan tocando el timbre que se vayan, cuando en verdad era una trabajadora de la escuela de donde fue expulsada quien le traía una información que le podía ayudar. En otra ocasión al estar conversando con la ayudadora social protagonizada por María Carey, le dice “yo ni siquiera le caigo bien”, tratando de justificar el por qué no confía en que la pueda ayudar y por qué se niega a contarle sus cosas, a lo cual esta le contesta que se equivoca, pues en realidad si la aprecia mucho y evidencia de ello es todo el tiempo que ha estado tratando de ayudarla. Aquí se presenta una vez más la Inferencia arbitraria dado que Claireece saca conclusiones que en realidad no están apoyadas por la evidencia.

Un séptimo y último patrón de pensamientos automáticos identificados en la protagonista de la película son los referentes al amor. Para Claireece el amor siempre se le manifestó a través de la agresión y el sufrimiento, tal vez por esto ella trata de demostrar amor hacia su maestro el Sr. Wicher agrediendo a los compañeros que desafían la autoridad de dicho maestro.

Los pensamientos más representativos a este respecto que se muestran en los diálogos de la protagonista se encuentran casi al final de la película cuando Claireece cuenta a su maestra y compañeras de clase que ha sido diagnosticada como portadora del V.I.H, su maestra le pide que escriba su historia, si no por ella entonces por quienes la aman, a lo que Claireece responde con una serie de afirmaciones que muestran lo que es para ella el amor, entre ellas; “el amor no hizo nada por mi, el amor me golpeó, me violó, me trató de animal, me hizo sentir inútil, me contagió…” otra vez afirmó “nadie me ama” y al desmentir esto su maestra, señalándole que tanto ella como otros la aman Claireece no cree en su palabra y le contesta “por favor no me mienta…”.

En este grupo de pensamientos Claireece presenta la distorsión cognitiva de la Sobregeneralización, puesto que cree que la forma en que sus progenitores le demostraron su “amor” es la misma presentarán todas las personas que lleguen a su vida.

Ya en este punto podemos ir creando las Hipótesis de esquemas cognitivos que guarda Claireece Jones en su mente, esquemas que en mayor o menor medida son causantes o motivadores de las conductas en esta joven observadas.

Los esquemas que pueden ser identificados en base a los pensamientos y distorsiones que manifiesta son:

No soy normal y no sirvo para nada, pero me gustaría mejorar y salir delante de alguna manera. También debo ser fuerte puesto que llorar es para las tontas. Debo callar mis problemas y no contarlos a nadie puesto que nadie me quiere, nadie me ayudará y si cuento mis cosas esto sólo me puede traer problemas. Todo aquel que se me acerca sólo viene a molestar o a hacerme daño…

Son varios esquemas de pensamiento interrelacionados entre ellos que hacen que la conducta de esta chica sea de alejar a quienes se le acercan, negarse a comunicarse con quienes intentan ayudarle y ver los problemas graves por los que pasa a veces como sin importancia puesto que le parecen lo más normal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada