jueves, 13 de octubre de 2016

Análisis De La Película “Precious” En Base A La Psicología Humanista De Rogers

Por: Isaac Hernández

En las páginas siguientes realizaremos un análisis de la película Precious, producida por el director cinematográfico estadounidense Lee Daniels. En ella se trata la historia de una joven afroamericana de 16 años, residente de los sectores pobres de la ciudad de Nueva York, la cual presenta múltiples problemas en todas las áreas de su vida. Esta chica, a su temprana edad, comienza en la película estando embarazada de su segundo hijo, el cual, como el anterior, es el producto de haber sido violada por su propio padre. Además de esto, Claireece Precious Jones (nombre completo de la chica) vive enfrascada en su propio mundo que, surgido a partir de su experiencia de vivir en una familia disfuncional, le hace ver la vida y las situaciones que experimenta de manera distorsionada y poco apegada a la realidad.

Este análisis lo llevaremos a cabo basándonos en la teoría humanista de la personalidad propuesta por el Psicólogo estadounidense Carl Rogers. Para ello, primeramente explicaremos algunos de los conceptos básicos de dicho modelo teórico para luego identificar y revelar cómo encaja cada uno de estos conceptos en la vida de los personajes del drama.

Comenzaremos con dos conceptos en los cuales se centra la Psicología de este autor mencionado, el “Organismo” y el Sí mismo o “Self”. Para Rogers, el ser humano al nacer es un organismo, definiendo este no sólo como un cuerpo físico adaptado al entorno sino que, para él, el “Organismo” es un conjunto de aspectos físicos y psicológicos que conforman la personalidad. Es el lugar donde residen las experiencias del ser humano tal como este las percibe, parecido en cierta medida al “Ello” freudiano.

En la medida en que avanza el desarrollo de la persona en sus primeros años de vida una parte de su experiencia compuesta por el conjunto de percepciones relativas a si mismo se condensan como unidad funcional para formar lo que Rogers definió como el propio “Self” o sí mismo, entidad accesible por la consciencia y que se expresa como autoconcepto.

Cabe señalar que Rogers diferenció el Self real que percibe el sujeto y el cual es la imagen o concepto que tiene de si mismo y el Self ideal que es la imagen de cómo la persona desearía ser.

Otro concepto clave en la teoría de personalidad que estamos describiendo es la Tendencia hacia la realización. Rogers considera que todas las personas tienen una necesidad fundamental de autorrealización, la cual es innata pues se desarrolla incluso desde el útero, esta tendencia que está presente en todos los seres humanos es direccionada, llevando siempre al organismo a mejorar y a diferenciarse de los demás, desarrollando su peculiaridad. La tendencia hacia la autorrealización es responsable de todos los avances de la humanidad, puesto que nos hace perseverar en nuestro deseo de ser mejores cada día aun cuando haya adversidades qué enfrentar. Rogers diferenció la tendencia hacia la realización del organismo, que también es llamada tendencia actualizadora, de la tendencia hacia la realización del YO, esta última es llamada Tendencia hacia la autorrealización. Mientras que la tendencia actualizadora del organismo lleva al sujeto a desarrollar sus capacidades, cosa que se advierte desde muy pequeño, por ejemplo cuando el niño aprende a gatear y luego a caminar aún cuando pueda golpearse varias veces en sus intentos, la tendencia autoactualizadora o a la autorrealización insta a la mejora del Sí mismo o Self y está asentada sobre la necesidad de consideración del sujeto.

Además de la tendencia actualizadora existen otros factores motivantes en el ser humano o que pueden influir para que la persona siga o no esforzándose por su desarrollo. Estos factores o fuerzas motivadoras son la Consideración positiva incondicional y la Consideración positiva condicional.

Todos los seres humanos tienen el deseo de ser amados y respetados, la teoría fenomenológica de Rogers llama a esto necesidad de Consideración positiva. Los niños reciben consideración positiva en forma de amor, afecto y aprobación de parte de sus padres, cuando la consideración positiva que el sujeto recibe es incondicional esto le lleva a proseguir hacia la consecución de sus metas guiado por su tendencia actualizadora, mientras que si la consideración positiva es condicional, de modo que sólo la recibe cuando su comportamiento es cónsono con lo que sus padres esperan de él, esto hace que haya conflictos o discrepancias entre su deseo de realizarse y su deseo de recibir aprobación, lo que trae como consecuencia la frustración, ansiedad y la tendencia a negar o distorsionar la realidad que se percibe.

Existe también la Autoconsideración positiva, que se da cuando los juicios de valor realizados por otras personas (como sus progenitores) sobre sus conductas pasan a formar parte del propio Self del sujeto comenzando este a juzgarse en la misma forma en que los demás lo hacen y aprobando en si mismo sólo las conductas que otros aprueban. De aquí surgen las Condiciones de valor, es decir, creencias relativas a que sólo somos dignos de aprobación cuando nos comportamos de la forma en que los demás esperan.

Por último y para cerrar esta breve descripción de los principales conceptos de la Teoría fenomenológica de la personalidad propuesta por Rogers, nos queda por explicar lo que son las Incongruencias. Dijimos que la autoconsideración positiva nos lleva a evaluar nuestra propia conducta aprobándola o reprobándola en términos de si es o no una conducta socialmente deseable. Cuando las experiencias son aprobadas o reprobadas ya no en función de si contribuyen o no a alcanzar la autorrealización sino en función de la medida en que nos traen la aprobación positiva de otros pueden producirse incongruencias entre nuestro autoconcepto y la experiencia percibida, es decir, podríamos ver que en realidad no somos como desearíamos ser, inconsistencia que genera, como ya se mencionó, ansiedad, frustración y nos hace tender a negar o distorsionar la experiencia que se percibe.

Pues bien, ahora veamos cómo encaja toda esta teoría en la vida de Precious Jones y los demás personajes de nuestra película. Lo primero que hemos de buscar es la forma en que se desarrolló el propio Self en la protagonista, esta joven creció en un hogar donde tenía contacto con pocas personas, su padre y madre fueron quienes la acompañaron durante toda su infancia y adolescencia siendo las experiencias vividas con ellos en su casa las que moldearon ese mundo propio y esa manera particular de Precious de percibir y procesar la realidad que la circunda.

Desde pequeña, Precious escuchó frases despectivas de parte de su madre, describiéndola como un ser de poco valor por el que nadie daría o haría nada. Precious asimiló tales aseveraciones de su progenitora al grado de creerse un ser anormal incapaz de hacer bien nada.

Hemos de distinguir lo que es el Self real conformado por el autoconcepto o lo que Precious piensa de si misma, y el Self ideal, que nos dice cómo esta joven desearía ser. Precious se considera un ser sin valor, como podemos deducir de su afirmación “algún día seré normal”. En la ocasión en que entró por primera vez a ver clases en el instituto Each One Teach One, cuando la maestra Blue Rain instó a cada una de las alumnas a contar un poco de si mismas, de dónde vienen y que dijeran algo en lo que eran buenas, Precious después de haber pasado su turno decidió hablar, cosa que antes no hacía en su escuela anterior, y en cuanto a decir algo en lo que era buena dijo simplemente “no sé hacer nada bien”, a lo que su maestra rebatió aseverando que “todo mundo sabe hacer bien algo”, por lo que luego de pensarlo un poco terminó Precious por admitir “Sé cocinar”. En otra ocasión en que su maestra, la Señorita Rain, la instó a leer algunas palabras de un libro de texto ella sólo atinó a decir “no puedo”, afirmación en la que porfió por un rato hasta que, bajo la insistencia de su maestra a que lo intentara, al final logró leer algunas palabras.

Estas escenas mencionadas muestran los indicios de la baja autoestima que sufría Precious Jones, sentimiento de inferioridad que la hacía a veces desear estar muerta, como en una ocasión lo afirmó.

Por otro lado está el Self ideal de esta chica, del cual se encuentra mucha evidencia para determinarlo en la película. Primero, la joven Precious tenía la tendencia a fantasear muy a menudo con ser una estrella de cine, famosa y muy querida por multitud de admiradores. En una de las escenas aparece Precious mirándose al espejo, pero en este espejo se proyectaba la imagen de una mujer rubia, delgada y realmente muy atractiva, esta es la imagen del Self ideal que Precious poseía, adquirido posiblemente a través de patrones de belleza y éxito que veía todos los días en la televisión, la cual a final de cuentas era su única distracción y la ventana a través de la cual veía el mundo. Precious, incluso en una ocasión en que se le solicitó escribir en un papel cómo le gustaría ser escribió algo respecto a esta, su imagen ideal, dijo que desearía ser delgada, de pelo largo y liso, que tendría un novio de piel clara… todo esto, muestra cuál era en verdad la imagen de persona que esta chica deseaba ser, imagen que en realidad muestra más una tendencia a buscar el afecto y aprobación de otros antes que buscar su propio autodesarrollo, todo producto de las condiciones de valor adquiridas por haber recibido siempre una consideración positiva condicional de su madre.

En cuanto a la tendencia actualizadora, hay mucha tela qué cortar durante el transcurso de toda la película. La joven Claireece Precious a lo largo de la trama muestra un impulso que la lleva a buscar su autodesarrollo y realización aún sin saber dónde estas cosas puedan ser encontradas, es indudable que este impulso de la chica es innato, tal como lo dijo Rogers, pues en ningún momento le fue inculcado en su casa. Una de las escenas donde se muestra esta tendencia es cuando Precious es visitada por la trabajadora de su escuela para avisarle que se le daría la oportunidad de ir a una institución (Each One Teach One) de estudios alternativa en la que podría desarrollar su potencial, no dudó en apresurarse a asistir a la dirección que le fue provista, pudiendo ser incluso más fácil para ella quedarse en casa todos los días y ver la TV o dedicarse a perder el tiempo aceptando la idea de su madre de que nunca llegaría a hacer nada importante, no obstante decidió ir en busca de un mejor futuro y hacer ese esfuerzo necesario.

La tendencia actualizadora del organismo motiva al sujeto a desarrollar sus habilidades, Precious Jones ponía mucho empeño en ser buena alumna, cuando recibía clases con el profesor Wicher, más adelante en la escuela alternativa se dedicó a mejorar en la lectura y escritura, aun cuando el mundo entero le dijo que no podía llegar a ser más de lo que era ya.

Una escena que pone de manifiesto su tendencia hacia la autorrealización es cuando al entrar a la primera clase en Each One Teach One con la maestra Rain, Claireece decide no sentarse en el último puesto como siempre lo hacía, aun cuando este le fue señalado por la maestra al pedirle que tomara asiento, Claireece caminó hasta la primera fila y allí se sentó aun cuando para ella esto implicaba un esfuerzo pues ya estaba acostumbrada a sentarse siempre de última. En esta misma escena cuando cada una de las alumnas cuenta un poco sobre si misma tal como les solicitó la Señorita Rain, Claireece esperó hasta ser la última, pero decidió no quedarse callada y pidió a la maestra Rain permiso para tomar el último turno y hablar un poco de si misma, cosa que nunca antes hizo, pero que su necesidad de mejorare a si misma, y de ser una persona “normal” como antes lo había señalado, la llevó a realizar.

Como se describió en las primeras hojas de este informe, la tendencia hacia la autorrealización puede en ocasiones ser obstaculizada cuando la persona aprende a buscar la aprobación de los demás antes que satisfacer su propia necesidad innata de realizarse. Esto puede suceder cuando las personas reciben desde pequeños una aprobación positiva condicional de parte de sus padres, esto sin duda le pasó a Claireece Precious.

Esta chica, como se muestra en varias escenas de la película, recibió aprobación positiva primordialmente de tipo condicional de parte de su madre, esta mujer es vista en múltiples escenas del film enfadándose y agrediendo a su hija cada vez que esta hacía algo que no le agradara, le hacía sentir que para ser valiosa debía siempre hacer lo que ella le decía, con afirmaciones como “la escuela no ayuda a nadie, mueve el trasero y ve al seguro social…”, o cuando le dice antes de que vaya a clases “recuerda jugar a la lotería, y más vale que ganes…”. La chica estaba realmente acostumbrada a buscar siempre la aprobación de su madre aun cuando esto estuviese en contra de su propio beneficio y autodesarrollo. En una ocasión la madre de Claireece la obliga a comerse la comida que la chica le había preparado porque la cocinó sin un vegetal que a ella le gustaba. Según le cuenta la misma Claireece a su ayudadora social más tarde, esa práctica de obligarle a comer en exceso era reiterativa en su madre, Claireece, aún cuando sabía que el comer demasiado no le era beneficioso lo hacía tan sólo por complacer a su mamá.

Aquí surgen las llamadas condiciones de valor, las cuales se dan cuando la persona aprende a juzgarse a si misma tal como la juzgan los demás, aprobándose o desaprobándose a si misma según criterios externos. Claireece aun estando en ausencia de su madre se juzgaba a si misma como mala si no se comportaba como su madre le había enseñado a hacerlo, por ejemplo, su mamá le repetía mucho de manera enfática que nunca debía hablar con nadie de los problemas que había en su hogar, al ser interrogada Claireece sobre esto, por parte de la trabajadora social protagonizada por María Carey, la chica se negó muchas veces a revelar algo de esa información. En un momento soltó parte de lo que sucedía por una especie de lapsus, sin darse cuenta, y al tratar la trabajadora social de indagar más en el asunto la joven negó reiteradamente haber dicho lo que dijo, cerrándose completamente al diálogo. La trabajadora finalmente terminó por decirle que no le daría más ayuda hasta que no dijera todo lo que pasaba, momento en el cual la chica decidió hablar, y contó algunas de las cosas que vivía, haciendo una especie de descarga emocional. Al salir de este sitio Claireece pensó que era una persona mala por haber dicho la verdad de lo que le sucedía, aun cuando lo había hecho por no aguantar esconder más la verdad.

Este tipo de juicios hacia si misma, realizados en base a las llamadas condiciones de valor, fueron menguando en la mente de Caireece en la medida en que avanza la trama de la película, dado que esta chica con el pasar del tiempo comenzó a dudar de que los juicios de valor de su madre hacia su persona tuviesen alguna veracidad. En una ocasión, por ejemplo, Claireece recuerda lo que su madre tanto le repitió de que “nadie aprende nada escribiendo en un cuaderno”, esto se lo decía su madre con la intención de que la chica no buscara tanto asistir a una escuela y progresar sino que más bien hiciese lo que ella quería, que se quedara en casa sirviéndole como esclava. Sin embargo Claireece desestimó estas palabras de su madre, se dijo “está equivocada, yo sí estoy aprendiendo”.

Cabe destacar que hay un personaje del cual Claireece recibió consideración positiva incondicional, esta fue la Señorita Blue Rain, maestra del instituto Each One Teach One. Se puede ver en las escenas en que aparecen ambas personajes cómo la maestra Rain siempre da un apoyo a sus alumnas que no depende de que estas se porten de la manera más adecuada. Nunca se burla de ellas ni se enfada con la intención de que se porten bien, si cree que alguna de ellas está fallando simplemente se lo dice creyendo que es lo suficientemente inteligente para entenderlo pero la técnica del castigo tan común en los salones de clase no se encuentra en las clases de la maestra Rain.

Por ejemplo en la ocasión en que esta maestra ayuda a Claireece a leer una parte de un libro de texto, Claireece recuerda la forma en que su madre le enseñaba, enfadándose con ella si no lo lograba y diciéndole que nunca lo haría bien, la maestra Rain por su parte usaba palabras como “sé que tu puedes, inténtalo, no importa que no lo hagas perfecto” entre otras.

Este apoyo o consideración positiva incondicional de parte de la señorita Rain hacia Claireece sin duda ayudó a esta última a descubrirse a si misma y a superar los obstáculos que le impedían encontrar el camino hacia su propia realización.

Hay un último punto que vamos a tocar en nuestro análisis de la película en base a la teoría de Rogers, es el tema de las Incongruencias. Como dijimos al principio, las incongruencias se dan cuando la realidad percibida no concuerda con nuestro autoconcepto o con lo que deseamos ser, esto trae ansiedad a la persona y sentimiento de frustración por lo que tendemos a negar o distorsionar lo percibido.

Claireece Precious enfrenta en su vida situaciones muy a menudo incongruentes con su Self ideal, lo que hace que tienda a apartarse de la realidad dando rienda suelta a su imaginación cuando le acontece una situación desagradable. Algunas escenas pueden citarse para evidenciar esta tendencia de Claireece, por ejemplo aquella cuando su madre la obliga a comerse la cena que ella le había preparado porque no le gustó cómo la hizo. Claireece, que se sienta frente al televisor con su madre a comer esta comida, comienza a imaginarse que es la actriz de la película que se está viendo en pantalla, imaginándose que tiene una madre amorosa (como la de la película) que le pide amablemente ingerir el alimento por su propio beneficio.

Esto también pasa en las ocasiones en que su padre la agrede sexualmente, momentos en que la chica se esfuerza en ignorar la situación, imaginándose que está en un sitio placentero y negándose a aceptar la realidad que percibe.

En otra ocasión también después de haber sido agredida por su madre en su cuarto, abre un álbum de fotos y se imagina a su madre diciéndole que la ama y tratándola con mucho cariño. Una última escena que citaremos, de las muchas en que se aprecia este comportamiento de la chica, es cuando luego de haber presentado una prueba de aptitud académica para ingresar al instituto Each One Teach One, y al haber tenido un bajo desempeño, se dice a si misma que lo que pasa es que “esas pruebas siempre están mal diseñadas”. Luego, al ir por la calle caminando y un pandillero la empuja y la hace caer al suelo, Claireece se imagina que está en un escenario bailando.

Claireece con el tiempo, y sin duda gracias en parte al apoyo o consideración positiva que recibe de parte de su maestra Rain, lo cual le ayuda a encaminarse en su autorrealización, logra paulatinamente alejarse de los patrones de pensamiento perjudiciales adquiridos en los años de vida junto a su desubicada madre, aprendiendo a ver el mundo y a si misma de manera más apegada a la realidad, sin las múltiples distorsiones que anteriormente le impedían percibir las experiencias tal como eran en realidad. Pudo ver quién en verdad era su madre, un ser sumamente perjudicial para su desarrollo por lo que decidió apartarse definitivamente de ella, y descubrió una nueva forma de amar, que hasta ese entonces le era desconocida, aprendiendo a amar de forma sana a su hijo e hija pues al final recuperó también a su pequeña niña y, aun con problemas arrastrados de su vida antigua comenzó a vivir una vida nueva en la cual podría decirse que es una nueva persona, muy distinta a la anterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada